CHEKEO RENT A CAR

CHEKEO RENT A CAR

LAS MAS CALIENTES DE A TO FUETE

LAS MAS CALIENTES DE A TO FUETE

COLON HERNANDEZ CONSULTING

COLON HERNANDEZ CONSULTING

CONCIERTO SAMMY MARRERO, SALA SINFONICA BELLAS ARTES PR.

VIDEO A TO FUETE

CRUZO EL GRAN CAÑON SOBRE UNA CUERDA

Nik Wallenda ya había desafiado las cataratas del Niágara y este domingo caminó a unos 460 metros de altura sobre el imponente paisaje de los EEUU. Es el primer hombre en lograrlo



El aventurero estadounidense Nik Wallenda rompió el domingo un récord mundial al caminar en cuerda a lo largo de una garganta al este del Gran Cañón, a 460 metros de altura y sin arnés ni red de protección.

"Mis brazos están cansados", suspiró el acróbata de 34 años al tocar tierra, casi a 23 minutos de arrancar. "Tal vez es cierto que no hay que mirar abajo", agregó.

El equilibrista de 34 años estuvo armado de varias cámaras y micrófonos con el fin de transmitir su desafío a la muerte en vivo por el canal Discovery, que lo transmitió a 219 países.

Esta vez, Wallenda no usó arnés ni redes de seguridad, a diferencia de cómo lo hizo cuando rompió el récord del Niágara y sumó su séptima marca mundial.

En aquella ocasión, Wallenda enfrentó fuertes vientos y la copiosa rociada que le llegaba desde las cataratas, las más grandes de América del Norte, mientras caminaba suspendido sobre un cable a 60 metros de altura.

Ahora lo hizo desde una altura seis veces mayor sobre una una cuerda de acero de 5 cm de grosor, en el imponente cañón desértico de Arizona (sudoeste de los Estados Unidos), hazaña que le tomó al acróbata unos 23 minutos bajo una temperatura de casi 40 grados Celsius.

"Fue muy estresante, esos vientos eran tan impredecibles", comentó a los reporteros del canal Discovery -que transmitió la hazaña en vivo para 219 países- luego de haberse enfrentado a ráfagas de cerca de 70 km por hora que se escuchaban claramente golpear los micrófonos que llevaba incorporados.


"Jesús, gracias Jesús, gracias Señor (...) ayúdame a relajarme, Señor, gracias padre; Dios, eres tan bueno; cuánto te amo, Jesús", se escuchaba a Wallenda repetir, en una continua oración, mientras avanzaba lentamente desafiando el viento y la altura.

"Los vientos son mucho peor de lo que esperaba", dijo unos seis minutos después de iniciar la caminata. "Gracias Señor, gracias canal Discovery por creer en mí", agradeció cuando ya había cumplido tres cuartos del trayecto.

En un estresante momento a medio camino, Wallenda pareció perder el equilibrio y se acuclilló para recuperarse. Agradeciendo a Dios, reemprendió la caminata unos segundos después.

A diferencia del año pasado, cuando rompió su séptimo récord mundial al caminar las cataratas del Niágara sobre una cuerda, esta vez Wallenda no llevó un arnés ni ninguna malla de protección que pudiera protegerlo de una caída.


"Tienes 16 minutos sobre la cuerda, vas bien", dijo desde tierra firme su padre, quien mantuvo una continua conversación con el acróbata durante la hazaña.

"No tienes que decirme cuánto tiempo llevo en la cuerda", replicó Wallenda, miembro de la séptima generación de la célebre familia circense de aventureros Flying Wallendas.

"Esto está en mi sangre, soy séptima generación y es un gran don", comentó luego a periodistas.

Pero "tal vez sea cierto que no hay que mirar abajo", bromeó el acróbata, quien incluso se permitió trotar sobre la cuerda en los metros finales.


El acróbata, que comenzó a planear esta caminata hace cuatro años, comenzó su entrenamiento en Florida (sudeste) hace varias semanas, durante las cuales caminó a lo largo de una cuerda de 300 metros de largo y rodeado de máquinas de viento que simulaban ráfagas de hasta 80 km por hora.

"Confío en mi habilidad. Pero uno tiene que ser particularmente cuidadoso en el aspecto mental. Un acontecimiento mundial como éste es muy desafiante, eso verdaderamente influencia mi estado mental", dijo Wallenda en una reciente entrevista a la AFP.

Wallenda afirmó entonces que se había entrenado para lo peor y que, a diferencia de su bisabuelo Karl Wallenda, quien murió en 1978 al caer de una cuerda floja, él iba a ser capaz de abrazarse a ella si era necesario.

"A la televisión le encantaría que eso sucediera, porque eso lo convertiría en un buen show", dijo. "Pero no tengo la intención de terminar así".

Ahora, según dijo a periodistas al terminar la hazaña, su próximo desafío será caminar a lo largo de los rascacielos de Nueva York.

0 comentarios:

Publicar un comentario