CHEKEO RENT A CAR

CHEKEO RENT A CAR

LAS MAS CALIENTES DE A TO FUETE

LAS MAS CALIENTES DE A TO FUETE

COLON HERNANDEZ CONSULTING

COLON HERNANDEZ CONSULTING

CONCIERTO SAMMY MARRERO, SALA SINFONICA BELLAS ARTES PR.

VIDEO A TO FUETE

La Realidad de la Radio: ¡Cuidado en volverse un Programador apático!



Por: Carlos Tovías
“La apatía puede ser superada por el entusiasmo, y el entusiasmo sólo puede ser despertado por dos cosas: en primer lugar, un ideal, que la imaginación tome por asalto, y en segundo lugar, un plan inteligible para llevar a la práctica ese ideal.”
- Arnold J. Toynbee. Historiador inglés.
Hay dos vías
Le preguntaba la nueva recluta a la Directora de Promociones saliente; ¿Cómo es trabajar con el Programador de la estación X? La veterana en brusco le contestó:  -“Ese tipo ni mueve un dedo. La verdad no sé qué hace todo el día.”- Bueno, ¿Y cómo es trabajar con el programador de la estación Y? La experimentada directora le contestó:  -“Es demasiado apasionado”-
¿Dónde quieres ponerte en la vitrina? ¿Dónde quieres estar? ¿Cómo te gustaría que te conocieran? Cómo un programador apático o un programador apasionado.
En esta larga carrera nos topamos con una infinidad de profesionales de la radio, pero también nos topamos con unos cuantos programadores profesionales en la holgazanería.
Cierto que cada quien tiene su propio estilo de dirigir estaciones, pero hay quienes dejan que las estaciones naveguen solas sin ningún plan de dirección o desarrollo.
Claro que existe la indiferencia de los que ocupan el cargo, hay de todo tipo de personas que no le inyectan nada a la radio. Lo peor es que estos directores viven engañados, en total descuido de su estación, sin afán de motivarse o autoanalizarse. Para ellos la radio marcha bien, o peor aún, la radio para ellos está bien programada, vaya descalabro.
Maldita empatía que se convierte una de los imprudencias de la Radio.
Podemos ser testigos de la apatía, pero se tiene que tener cuidado, el verdadero programador jamás se considerara en si mismo como una persona perezosa, sino como una elemento propositivo y apasionado de la radio, aquel prójimo que compartirá siempre su visión y conocimiento de la radio innovadora.
Los programadores exitosos son aquéllos que se dan a conocer por sus estaciones. Por lo regular se asocian estación-programador, dime que estación diriges y te diré quién eres.
Un programador NO puede ser; un desventurado, mezquino, pobre de pensamiento, ciego al medio, sordo al conocimiento y apático al desarrollo de su estación.
Lo peor del pecado de la apatía es que a los incontables programadores no les importa el prosperidad de su estación.
Causas para reflexionar
Cuidado si asientes a estos esquemas de conducta:
  • Si al entrar a tu estación de radio no sientes ninguna emoción.
  • Si tienes indiferencia con la gente que está al aire y no tienes ganas de entrenarlos o ayudarlos. No te preocupa la prosperidad de tus colaboradores.
  • No te alarma ser competitivo. Mucho menos te afecta tu competencia.
  • No escuchas y le pones vigilancia a tu estación.
  • Te la pasas reprochando lo que vives a diario en tu estación.
  • Coexistes con las quejas y anhelarías estar en otro mercado o en otra estación
  • No hay interés el bienestar de tu equipo, mucho menos integrarlo.
  • Te la pasas desaprovechando el tiempo en nada.
  • Te justificas en ficción para decir que tienes muchos pendientes.
  • Abundan los conflictos en los departamentos que supuestamente están a tu cargo. Nadie se lleva bien con nadie.
… si todo esto lo vas sumando tú y tu gente correrían graba peligro en convertirse en una estación apática.
El sentido de prosperidad
Para ser un buen programador no solo se tiene que saber programar canciones o saber cómo hacer radio, o que tengas la habilidad de generar buenos resultados, tanto financieros como de ratings. Va más allá de tener un escenario saludable, el programador tiene que regocijarse:
  • De su trabajo, de esforzarse a sacar la estación adelante con lo que tenga a disposición.
  • Tiene que encontrar las respuestas positivas a situaciones y problemas.
  • Tiene que saber tomar decisiones, aconsejar y instruir a su personal.
  • Estar seguro de sus decisiones, de sus habilidades y nunca conformase.
  • Tiene que ser productivo y comprometido.
  • Respetuoso de sí mismo, de los demás y de su posición.
  • Tienes que ser una persona que contagie a los demás con su buena actitud.
  • Involúcrate en todo sin ser autoritario.
… cada vez que puedas recuerda qué fue lo que te alentó a convertirte en el programador de la estación.
Vuélvete en el solidario
Las estaciones de radio se vuelven poderosas y exitosas por su personal, cada colaborador que este abajo y arriba de ti son importantes, porque todos se están jugando su futuro y su carrera.
El programador se vuelve en el sumo responsable de todos los trabajadores, ayúdales a implementar retos y hábitos que causen cambios positivos en sus carreras.
Recuerda, todos somos importantes para las empresas.
Intégrate y lucha.
Conéctate con tus compañeros, no sean pasivo, la radio del ahora es de acción. Pequeñas o grandes sean las acciones de un programador, siempre van a hacer evaluadas y es donde tienes que ver cómo responden tus compañeros. Básate en los deducciones y elabora tus estrategias.
Los programadores tienen que estar dispuestos a ser cambios saludables que ayuden al bienestar de la empresa, pero más aún los programadores tienen que estar dispuestos a hacer cambios personales para cuidar el bienestar de su empresa. Y el primer cambio positivo que debe de realizar un programador es renunciar a la apatía.
Respóndete a ti mismo
Siempre estarás a tiempo de realmente hacer un cambio positivo en tu actitud laboral, no te aplastes. ¡Cuidado! Siempre vas a encontrar respuestas negativas a la inactividad, a la apatía y a la pereza.
Por lo tanto se te plantean dos soluciones; Podemos enmendar la apatía ya sea cambiando voluntariamente o recibiendo las “gracias por participar” de la empresa.
Te pregunto; ¿Quieres seguir donde estas cambiando tú conducta? ¿Quieres cambiar tú actitud cuando ya no tengas trabajo?
Considera siempre que alguien vendrá con más ganas de hacer tu trabajo, con mejor semblante que el tuyo y más preparado. No es por ser alarmista pero recuerda; cuida de tu trabajo que no hay muchos puestos de programador en el mercado laboral, así que no lo descuides, no le des crédito a la apática. Sacúdetela -¡Qué esperas!- Levanta ese orgullo y ponte en acción.
@carlostovias

0 comentarios:

Publicar un comentario